Páginas

viernes, 26 de agosto de 2011

Folklore Espiritual: La devoción milenaria por Vallita


EL VALLE DE LA MARGARITA BELKIS CEDEÑO.mp3EL VALLE DE LA MARGARITA BELKIS CEDEÑO.mp3
2372 K   Reproducir   Descargar 

POLO MARGARITEÑO ORQUESTA NOSTALGIA MARINERA.mp3
2392 K   Reproducir   Descargar  
   
GAITA MARGARITEÑA FRANCISCO MATA.mp3GAITA MARGARITEÑA FRANCISCO MATA.mp3
2340 K   Reproducir   Descargar  




       La virgen del Valle es una advocación de la virgen María, considerada patrona en muchos lugares de España y Latinoamérica. En Venezuela Nuestra Señora del Valle es venerada en el estado Nueva Esparta. Anzoátegui, Monagas, entre otros estados.  Es la patrona de todo el oriente venezolano.

La Virgen del Valle es también conocida como la Patrona de los marineros, que la llaman en oriente “la más tierna y dulce de las madres” y siempre la invocan antes de zarpar o lanzar la red.

En Argentina es patrona de Catamarca y Santiago del Estero, mientras que en España se la venera en Saldaña, Écida, Alcalá del Valle, Llamas de Cabrera, en León, y Cenicero, en La Rioja. Los orientales de Venezuela adoran a la virgen del valle desde los tiempos de la colonia, desde el año 1530, cuando la llevaron los españoles a la isla de Cubagua.
    
        En los inicios de la conquista los españoles fundaron en la isla de Cubagua, la ciudad de Nueva Cádiz, la cual creció vertiginosamente debido a la extracción de perlas que abundaban en sus mares. Durante este período los habitantes de Nueva Cádiz encargaron a España una imagen de la Inmaculada Concepción para poner la ciudad bajo su protección.

    La imagen llegó a Cubagua en el año 1530, pero pocos años después, el 25 de diciembre de 1541, un huracán arrasó Nueva Cádiz y con ella la iglesia donde estaba la imagen de la Virgen. Al salvarse milagrosamente la imagen de la Virgen, los pobladores de Cubagua decidieron ponerla salvo de nuevos cataclismos, llevándola en 1542 a una hacienda en El Valle de la Isla de Margarita, donde le construyeron una pequeña ermita. Con el paso del tiempo el lugar dio el nombre a la imagen, que comenzó a llamarse la Virgen del Valle.

      Desde hace cerca de cinco siglos sus devotos y los que no lo son, acuden a diario al Valle del Espíritu Santo para ver de cerca a la "Virgencita", la de los ojos semidormidos y con cierta melancolía.  Este cercano mes de noviembre Vallita recibirá una especial celebración por cumplirse este año cien años de su coronación canónica.
  
En este mes de agosto suenan por todos lados los ritmos y composiciones dedicadas a la Virgen del Valle, quien a través de los siglos ha sido motivo de inspiración para poetas y cantadores.  Con gaitas, galerones, fulías y otros ritmos genuinos del oriente venezolano sus fieles ofrendan a la llamada “Estrella Neoespartana”.

La devoción y la fe en Nuestra Señora del Valle es firme entre sus fieles devotos orientales, quienes le piden con todo fervor en los momentos de dificultades y, especialmente, de enfermedades. Anualmente acuden en romería al Valle del Espíritu Santo, para pagar las promesas hechas a la santa virgencita.

"El milagro de la perla"

Son conocidos los numerosísimos milagros que le ha cumplido a sus creyentes Vallita, como también le llaman sus devotos. Entre estos muchos milagros uno de los más impresionantes es el milagro de la perla, que le hizo a Domingo el pescador. Picado por una raya un día normal de faena, buscando perlas en el fondo del mar, Domingo se enfermó gravemente y se le gangrenó la pierna, que estuvo a punto de perder, pues la solución que vieron los médicos fue amputársela.

Su esposa, ferviente devota de la Virgen del Valle rogó por la sanación de su esposo, produciéndose el primer milagro de esta historia. El pescador, en pago del milagro prometió obsequiarle la primera perla que encontrara al regresar a su trabajo de buscador de perlas. Hurgando en el fondo marino, Domingo abrió las valvas de una ostra y cuál no sería su sorpresa al hallar una perla que reproducía con fidelidad la forma de su pierna y hasta la marca de la cicatriz. 

          Esta perla se exhibe desde entonces en el Santuario de la Virgen del Valle y sigue siendo motivo de admiración de todos quienes visitan el Valle del Espíritu Santo para adorar a la santa patrona.     

"Lagrimas de sangre"

  Otro milagro de la Virgen que despierta admiración es  de las "Lagrimas de sangre": Las lagrimas de sangre derramadas por la Virgen del Valle, y su aparición a la autora de la pintura, Rosaura Gonzalo.   
  
       Dos racimos de lágrimas son el producto de las 7 oportunidades en que el rostro de la Virgen del Valle, plasmado en un lienzo por la artista plástica, ha derramado desde el 25 de octubre de 1999, cuando lloró por primera vez.       
        Otra revelación de la Virgen del Valle a Rosaura es que no quería que su imagen fuera elevada a su nicho en la Basílica del Espíritu Santo.  El sábado 18 de diciembre de 1999, se presentó a la pequeña floristería donde está el lienzo de la Virgen del Valle, un representante de la diócesis de Margarita, que preside el obispo Rafael Conde, para sellar el cuadro.
     El padre Roger Faneite, párroco del Valle del Espíritu Santo, fue el encargado de precintar el cuadro y levantar el acta que fue firmada por 5 testigos. 

"El milagro  al general Juan Bautista Arismendi

Durante la guerra de independencia, la batalla de Matasiete el general Juan Bautista Arismendi recibió un disparo en el pecho, chocando la bala contra la medalla de la Virgen que el patriota llevaba siempre consigo, escapando así milagrosamente de la muerte.

Este podría decirse que era el pago por el recate que Arismendi y el heroico sacristán Francisco Esteban Gómez realizaran a la Virgen del Valle durante el saqueo en el Valle del Espíritu Santo, en medio de la refriega de Matasiete, llevándola a buen recaudo en la sombra de la Iglesia de Santa Ana del Norte. En ese entonces la llamaban la "Virgen Patriota", que según las leyendas, en cuerpo de mujer, animaba a los combatientes y curaba sus heridas


La Virgen del Valle


     

      

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada