Páginas

domingo, 7 de agosto de 2011

Tejedores de Nacionalidad: Arpistas



Hoy comenzaremos a hablarles de los arpistas criollos, músicos que tienen una destacadísima importancia en el acompañamiento de las melodías que interpretan los cantantes, o en las piezas instrumentales.  Inicialmente hablaremos de los más destacados, arpistas con estilos propios, fácilmente identificables desde que dan los primeros acordes del arpa.

Ignacio Figueredo




Ignacio Ventura Figueredo, el famoso “indio” Figueredo, es considerado uno de los mejores arpistas de Venezuela. En su natal Apure aprendió a tocar el arpa desde pequeño. Lo hizo en una semana y de manera autodidacta. Nació en Algarrobito, estado Apure, el 31 de julio de 1900. El Indio Figueredo murió en San Fernando de Apure, el 3 de septiempre de 1995.

A los 11 años de edad, el Indio Figueredo hizo su primera presentación pública en San Juan de Payara. En 1914 comenzaron a oírse  sus primeras composiciones, entre ellas, El Gabán, un joropo genuino del llano, que se constituyó en un éxito y pasó a formar parte de la lista de ritmos representativos del llano, que hoy se conocen como música del folklore.

Este nombre de El Gabán surgió en una fiesta en la casa de Antonio Laya.  De estos años son también otras composiciones de El Indio, entre ellas, Las tres damas, Guayabo Negro, La Periquera, El Verdún, El Guachamarón.  El Indio dejó once hijos, muchos de ellos, músico al igual que él, quienes le acompañaron en su conjunto, en la grabación de muchas de sus composiciones.

    Su tema María Laya  alcanzó gran popularidad y se incluyó como ejemplo en los manuales de enseñanza de cuatro.  Este tema lo dedicó Ignacio Figueredo la india María Laya, a quien conoció en un baile.  En el año 1947 Freddy Reyna, Antonio Estévez y Antonio Estevez oyeron tocar a Ignacio Figueredo en un baile y quedaron asombrados de su maravilloso arte.  Enseguida lo convencieron para llevárselo a Caracas, donde quedó seleccionado entre otros 30 músicos. 

Reinaldo Espinoza Hernández fue quien le dió el apodo de El Indio, nombre artístico por el cual se le conoció internacionalmente. Su estilo inconfundible se puede apreciar en el instrumental La Chipola, una de sus primeras grabaciones discográficas, a fines de la década del 40. (La Chipola).

La Chipola se convirtió con el tiempo en un ritmo típico venezolano, que se nos presenta en nuestros días como una pieza de autor anónimo e identificada como música del folklore.  

Veintidós años más tarde, en 1969, el Indio Figueredo hizo una nueva grabación de La Chipola. A Ignacio Figueredo lo descubrieron artísticamente Antonio Estévez, Freddy Reyna y Reinaldo Espinoza Hernández, en 1947, como quedó dicho antes,  tocando en un baile en Achaguas. Se lo trajeron a Caracas y Espinoza lo apodo “el indio” Figueredo.

Muchos años después, el también cantante, compositor y arpista apureño José Romero Bello le compuso al Indio un tema que llamó El Arpista de mi Tierra, en reconocimiento a su maestría tocando este instrumento genuino del llano venezolano.  De este homenaje al Indio, Romero grabó en su voz dos versiones, en las cuales le acompañó al arpa su hijo y heredero de su arte, Joseíto Romero.

La producción musical grabada en discos de acetato es amplísima. Entre sus muchísimas composiciones podemos mencionar Flor de Cotallo, Cabrestero del Río Apure, María Laya, El Gabán, El combate, El Coleador, La Mona, El Regional, La Cochina, El Gavilán, José Natalio Estrada, Menoreño, La Mona, Los Diamantes, Seis Perreao, Tonadas,etc

También Soga de Pecho Llanero que da nombre al LP declamado por el poeta apureño Julio César Sánchez Olivo. En este larga duración se incluye El Regional, primer disco grabado por Eneas Perdomo. Otros LP son Contrapunteo y Parranda, acompañando a Marcelo Quinto y Antonio Barcey; Musica de Venezuela (El Indio Figueredo) albúm doble de Grabaciones Continente, 1969; Sabor Llanero, cantando su hijo Ely Figueredo, El Indiecito (vENEDISCO 2127); El Indio Ffigueredo y sus Mejores Canciones(PALACIO  6349); Brindis a Venezuela (DCM 495/serie cuatricentenario vol. III ) con los cantantes José Catire Carpio, Angel AvilaJuan Solito.

El Indio Fuigueredo, El Arpista del Llano, (venevox), instrumental; Oyendo al Indio (FONODISCO 656); Lo Tradicional de Nuestras Generaciones La música del Indio Figueredo/Industrias Pampero 1986/Sonografica), album biográfico; De Montiel a los Cocuyos (Discos Velvet 1232/1969), acompañando a Francisco Montoya y José Catire Carpio, entre otras producciones discográficas.


NOTA: EL SUBRAYADO Y EL COLOR RESALTADO DE  SOGA DE PECHO LLANERO  ES CON LA FINALIDAD DE LLAMAR LA ATENCION DE LOCUTORES Y PERIODISTAS, QUIENES EQUIVOCADAMENTE SE REFIEREN A ESTA MELODÍA, IDENTIFICANDOLA COMO "Soga, despecho y alero".  LO DIJO UNO UNA VEZ, Y LO ESCRIBIO EL OTRO DE LA MISMA FORMA ERRONEA, Y EL ERROR SIGUE COMETIÉNDOSE DE MANERA REITERADA, DESINFORMANDO POR IGUAL A OYENTES DE RADIO y  A LOS LECTORES DE PRENSA.  

NO SEÑORES, EL NOMBRE CORRECTO DE ESTA MELODIA ES SOGA DE PECHO LLANERO, título que retrata una estampa llanera genuina: la soga, apero indispensable del llanero; y el "pecho llanero" de ese hombre también genuino. En el pecho llanero se recoge el sentimiento de ese hombre criollo, compenetrado con su medio ambiente y orgulloso su estirpe llanera.




Arpista José Romero Bello, metáfora arichunera

  Metáfora Arichunera
     
El apureño  José Romero Bello, el mejor cantador de  metáforas de Venezuela, comenzó a tocar el arpa desde pequeño en su natal Arichuna, donde mostró siempre inclinación por este instrumento; el  cuatro, las maracas y el canto sabanero. Nació en agosto de 1922 y murió en Caracas a los 66 años de  edad en 1998.  Fue un auténtico llanero, conocedor de las faenas del llano, donde también aprendió a tocar la guitarra.  Cuando niño solía fabricar guitarras de juguete, tocarlas y cantar pasajes y joropos.

Fue el primer cantante de música criolla en presentarse en la TV, en el show de las doce, de Víctor Saume. José Romero se inició en San Fernando de Apure en el canto y la interpretación del arpa en los años 40, cuando Ángel Custodio Loyola daba sus primeros pasos en la música criolla y quien sirvió de inspiración al tigre viejo, como algunos le decían a José Romero. También se le conoció como “Maestro de Venezuela”, “El catire Florentino” y “Coplero de Venezuela”.

En las canciones del  hijo de Narciso Romero y Librada Bello, abundan las metáforas, figura literaria que utilizaba José Romero de forma magistral para “dibujar” musicalmente al llano apureño, su gente y sus costumbres. Esta costumbre suya le valió el título de Metáfora Arichunera, nombre que le pusieron sus admiradores, cantantes como él y discípulos suyos, amigos y conocidos.

La maestría que tenía Romero en el uso de las metáforas para “pintar” al llano, al llanero y sus costumbres y sentimientos se explica porque  era un conocedor cabal de esas llanuras, por haberse criado en el llano apureño. Allí, José Romero Bello aprendió desde pequeño las faenas llaneras; fue arreador de bueyes trapicheros, sacador de tareas, que significa cortar monte con machete y garabato, bonguero de palanca en los ríos Orinoco, Apure, Payara, Arauca, pero nunca dejó a un lado, como buen llanero, sus coplas y su pasión por el canto auténtico".

Todas estas estampas genuinas las plasmaba José Romero Bello en sus canciones. Entre las muchísimas canciones que compuso José Romero destacan Florentino y El Diablo, Morichalito, La Garza Mora, Apure, El Arpista de mi tierra, Noche Estrellada, El Payareño, San Rafael, La Pava, Corrío Fuentero”, Paralelo uno”, “Boca Apure”, “Muchachas de mis recuerdos”, “Diario de mis amigos”, “Ah, Llano cuando era llano”, “Coleador de Cocorote”, “Morichalito” “El Turpial”, “Paso Apure”, entre otras muchísimas composiciones.

En su faceta de arpista acompañó a numerosos cantantes, entre quienes están Juan del Campo y Chichí Caldera.  También acompañó con su arpa a Juan de los Santos Contreras, El Carrao de Palmarito. Eran los tiempos en los cuales tocaba el arpa en su conjunto Los Llaneros del Oeste.

En el LP 6043, Flor de Los Andes, de Discos Palacio, José Romero acompaña a Chichi Caldera en las piezas –la mayoría de ellas de su autoría- La Chipichipera, Sorpresa, Mi Adiós, Amor sin Consuelo, Dulce Amor, Noche Estrellada (instrumental), Sueño de Amor, La Recompensa, Flor Andina, Aventurero, La Rosa Blanca, El Payareño (instrumental).

En el LP Cita en el Palmar, con Juan del Campo como solista, Romero Bello toca el arpa en todas las melodías: Cita en el Palmar, Añoranza, Luz y Llano, Canto y Luna, Llanero Soy, Noche de Enero, Canto del Ordeño, Ingrato Amor, Noche de Enero, Primavera, Quejas, Flor de Mi Pueblo, Mujer Zaraceña. Igualmente acompaña al arpa a El Carrao de Palmarito

En próximas entregas: Don Ricardo Acevedo, (los Bancos de San Pedro), Juan Vicente Torrealba (Caracas), Omar Moreno (Apure).

1 comentario:

  1. Dos maestros arpistas:
    Ignacio Indio Figueredo, el arpista de mi tierra; y José Romero Bello, la metáfora del verso, Metáfora Arichunera y el Eterno Florentino al mismo tiempo.
    ¡Arpa, que me rinde el sueño!

    ResponderEliminar