Páginas

miércoles, 24 de agosto de 2011

Tejedores de Nacionalidad: Poetas: Ernesto Luis Rodríguez



                                    Centinela de lo nuestro... Orgullo de mi estirpe


9Sep, 2010   5.348 KB

 4 archivos adjuntos  con poemas de Ernesto Luis Rodríguez

ROSALINDA ADILIA CASTILLO.mp3ROSALINDA ADILIA CASTILLO.mp3
2517 K  Reproducir  
ECHANDO COCOS LUIS EDGARDO RAMIREZ.mp3ECHANDO COCOS LUIS EDGARDO RAMIREZ.mp3
1652 K  Reproducir  
AMANECER LLANERO OSCAR MARTINEZ.mp3AMANECER LLANERO OSCAR MARTINEZ.mp3
2937 K  Reproducir  
LA COLEADA OSCAR MARTINEZ.mp3LA COLEADA OSCAR MARTINEZ.mp3
2243 K  Reproducir  




9Sep, 2010
Joaldi Diaz
Cualquiera (público)
5.348 KB
Mostrar informaciónMostrar información

9Sep, 2010
Joaldi Diaz
Cualquiera (público)
5.348 KB
Mostrar informaciónMostrar información
(Zaraza 1916- Caracas 1999)

    Ernesto Luis Rodríguez nació en Zaraza, estado Guárico, el 29 de febrero de 1916. Se le considera uno de los nombres más importantes de la poesía venezolana. El último juglar lo llaman unos. Desde muy pequeño le empezaron a salir los versos de manera espontánea. A la muerte de su padre, Ernesto Luis Rodríguez deja la escuela y se muda a Caracas. Tenía apenas 12 años de edad y un oficio de cobrador de bicicleta, como narra el autor en sus versos biográficos Poema-Testamento

    Al tiempo regresa a Zaraza donde comienza su larga trayectoria al servicio del Estado, desempeñándose en cargos distintos, que incluyen desde escribiente y secretario de la Jefatura Civil de su pueblo natal hasta Senador de la República por el estado Cojedes. A los 18 años compuso Rosalinda, copla representativa de la poesía venezolana, grabada por Adilia Castillo, entre otros varios cantantes  y declamadores criollos, uno de ellos, Oscar Martínez

    A los 20 años publicó su primer poemario Agraz (1936), dedicado a su padre, su “compañero del mismo itinerario”, como le llama Ernesto Luis y quien murió muy joven; y a su hermana Elsa, quien también murió a la edad de 9 años. Luego vienen Cantares de Tierra Llana (1938), Pasitrote (1948), poemario del cual se han hecho nuevo ediciones; El Color de Entonces (sonetos, 1957), Arriero (1960), Arriero Capitán (1971), Ernesto Luis Rodríguez y sus Poemas. Obras Completas (1971), Tiempo de Volver (1982), La copla infinita (1961) y Desde el Olvido (1995), entre otros.

          Ernesto Luis Rodríguez también desarrolló una amplia carrera en  el periodismo, destacándose como colaborador de Fantoches, La Verdad, Élite, 2001 (columna Tarantín de Feria), El Mundo, La Esfera, El Universal, El Camaleón y El Nacional y diversos diarios de la provincia. Por su labor como activo participante del movimiento cultural venezolano, su fibra humanística y dotes de caballero honorable fue nombrado Hijo ilustre de Zaraza.

     La Casa de la Cultura de Zaraza, creada fundada en 1965 lleva su nombre, por ser considerado “puntero de la poesía venezolana en todas las épocas”. A los 22 años, en 1938, se casó con Esperanza, su compañera de toda la vida y de cuya unión nacieron tres hijos.
 
     Ernesto Luis Rodríguez compuso los himnos de varias universidades, instituciones militares, deportivas y municipales, himnos (de los cuales fueron premiados más de 30. Entre estos himnos están los de la Universidad de Carabobo (1959), Universidad Metropolitana (1995), ambos con música de Antonio Lauro; Universidad de Guayana (1990) con música del maestro Inocente Carreño; Fuerza Aérea Venezolana (1981), Escuela de Aviación Militar (1981).

     Himno de la Juventud-Batalla de La Victoria (1945), Canto al Río Orinoco y Lago de Maracaibo (1943), por el cual recibió el premio Udón Pérez; Himno del Anciano (Inager 1980), Himno del Sesquicentenario de la Independencia, con música de Antonio Estévez, y los himnos de Baruta (1994) y Chacao (1994).

      Este zaraceño, Centinela de lo nuestro y Orgullo de mi Estirpe, fue el autor de numerosas letras de conocidas canciones de Juan Vicente Torrealba, entre ellas, Barquisimeto, Valencia, Luna y Lejanía, La Jardinera, Junto al Jagüey, Por el camino Real, Rosario (tema ganador del primer lugar en el Festival Voz de Oro de Venezuela (1969), cantado por Héctor Cabrera

    Ernesto Luis Rodríguez también hizo arreglos musicales para Serenata Guayanesa, Simón Díaz y Hernán Gamboa; colaboró en la discografía de Adilia Castillo, Raúl Amundaray, Balbino Blanco Sánchez, Luis Edgardo Ramírez (quien declama esta presentación de su poema Cardones), Víctor Morillo, entre otros.  Murió en Caracas a los 83 años de edad, el 24 de octubre de 1999. Quince meses antes había muerto su esposa Esperanza.    
Investigación y texto: Elba Romero López

·        

·        






SACVEN PUBLICA BIOGRAFÍA DE ERNESTO LUIS RODRIGUEZ
La Sociedad de Autores y Compositores de Venezuela (SACVEN) acaba de publicar una biografía del afamado poeta guariqueño Ernesto Luis Rodriguez, para rendirle un merecido homenaje. La biografía intitulada ERNESTO LUIS RODRIGUEZ, EL ÚLTIMO JUGLAR, fue escrita por el Dr. Edgardo Malaspina, y constituye la primera que se hace para recordar al bardo zaraceño.
        En varias secciones Malaspina aborda la vida y obra del autor de Rosalinda y analiza algunos de sus libros y poemas. La obra se inicia con el capítulo Un destino: ser poeta, donde se muestra como a pesar de ser un autodidacta ELR logró colocar su nombre en la historia de la literatura. El comentario sobre los libros se inicia con Agraz, el primer poemario del bardo y continúa con Cantares de tierra llana, Pasitrote, Quitapesares, El color de entonces y otros. También se habla de ELR como prosista, de sus frases con gran valor didáctico, los comentarios que elogian su obra, su lugar en la lengua castellana al introducir un nuevo giro idiomático al propiciar con su poema más famoso la expresión “jugarse a Rosalinda” como sinónimo de echar el resto en cualquier circunstancia de la vida. Por último se precisa que ELR pertenece a la estirpe de los poetas juglares por cuanto su producción literaria tiene sus raíces en las manifestaciones populares, la cuales interpreta y canta para transformarlas en cultura colectiva.

          El libro fue presentado en el Centro para los Estudios Latinoamericano Rómulo Gallegos, Cellarg. (Prensa Sacven)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada