Páginas

miércoles, 1 de agosto de 2012

Historias de la vida real: Mario Suárez



  
Cuando Mario Suárez se trajo
escondido el rayo del Catatumbo



MARIO ENRIQUE QUINTERO SUÁREZ nació el 19 de enero de 1926 en Maracaibo, estado Zulia, Venezuela. En el pentagrama criollo ocupa lugar destacado como intérprete de música venezolana y difusor de melodías inolvidables compuestas por grandes compositores, comenzando por JUAN VICENTE TORREALBA, maestro arpista compositor de pasajes y joropos, que vistió de gala con su conjunto Los Torrealberos.

NUNCA SABRE

Mario Suárez y otras voces masculinas y femeninas que grabaron con Los Torrealberos de Juan Vicente, con el sello Banco Largo, se encargaron de lo demás. MARIO SUAREZ se vino a Caracas cuando era muy joven, saliendo de Maracaibo cuando ni siquiera se pensaba hacer el puente General Rafael Urdaneta, que los venezolanos llamamos Puente sobre el Lago.  Llegando a Caracas se encaminó a lograr su meta de brillar en esta plaza cual relámpago del Catatumbo de Maracaibo en la noche.
Aquí entre nos, a la chita callando –shiiiito-, que quede sólo entre ustedes y yo, porque no tengo pruebas, yo creo que Mario Quintero Suárez se trajo un pedacito del rayo del Catatumbo.  Escondido en la maleta se lo trajo para Caracas. Pero shiiito. Secreto es secreto. Solo entre ustedes y yo.
-Ve tú que molleja. Vay pues primo.
Antes de llegar a esa meta MARIO SUAREZ se codeó, vivió, con diversas actividades ajenas al arte de cantar. De todas maneras seguía con su idea de llegar al objetivo. En Caracas se convirtió en ayudante de sastrería y en oportunidad que se le presentaba –no se le presentaban; MARIO SUAREZ las buscaba- se montaba en las tarimas y se presentaba como aficionado en ferias y programas de radio para aficionados.
-Mirá cristiano, oíme. Miráme cristiano. Si no me habéis visto aquí estoy, imagino que decía el maracucho Mario Enrique Quintero Suárez, antes de ser don MARIO SUAREZ, cada vez que se montaba en esas tribunas.
-¡A la jaiba, primo!  Miráme, miráme. Soy yo, pa´ que vos `viáis´, insistía.
Entre ferias y romerías por las radios caraqueñas llegó el año 1943 y el maracucho Mario Enrique Quintero Suárez se encontró con Teodoro Capriles, el famoso Teo Capriles… éste, el de la familia Capriles.
- De los Capriles de aquí de Caracas?
-Sí señor, como no, esos Capriles.
-Ahh, ellos…
Teodoro Capriles era cantante profesional que dijo a cantar y cantó; dijo a ser deportista y enseguida se fajó. De tal forma se fajó que dejó huella marcada en ambas profesiones.  Si se fijan un poquito todavía se notan esas huellas de Teo Capriles. Si hasta le da nombradía a varias instituciones ligadas al deporte. Ustedes han oído hablar del Velódromo Teo Capriles, la piscina Teo Capriles, el … Teo Capriles…
Y también han oído a Teo Capriles cantando las Canciones pícaras y festivas del silgo 19 en Venezuela. Yo tengo ese álbum doble con esas canciones recopiladas y armonizadas por VICENTE EMILIO SOJO.
         -Ah, Teo Capriles este Teo Capriles.  Los Capriles son así. Tesoneros, creo que les dicen a los que son así embraguetados. Bueno, eso es costumbre por aquí por Venezuela. El venezolano se embragueta y se faja.

Aquí le traigo este maracucho

Teodoro Capriles presentó a Mario Suárez, -ese del que les vengo hablando, el que se trajo el pedacito del rayo del Catatumbo-,  con el maestro ÁNGEL SAUCE, compositor, director y profesor de música, quien le recibió como alumno e integrante de un orfeón que él dirigía.
Con esa insistencia y ese “miráme cristiano” y ese “oíme primo” de Mario Quintero Suárez, cualquiera se rinde sin que le digan ríndete, estás rodeado. Hasta yo que soy cristiana.
En 1946 RICARDO ESPINA, empresario de radio le presentó al marabino Mario Enrique Quintero Suárez al tenor mexicano PEDRO VARGAS,  quien para ese momento ya estaba consagrado como cantante. Cuando Pedro Vargas vio al maracucho enseguida se convirtió en su mentor, estimulándole y apoyándole.
Al mismo tiempo MARIO SUAREZ antes de ser don MARIO SUAREZ, continuaba su formación musical y sus estudios de canto, guiado por maestros como VICENTE EMILIO SOJO, ÁNGEL SAUCE y ALFREDO HOLLANDER en la Academia de Música Santa Capilla. Por allí por ese rumbo fumeaba y sonaba todavía la música académica. Se formaban los músicos.
Con esta preparación musical y ya conocido en el ambiente, MARIO SUÁREZ formó parte de varias agrupaciones musicales venezolanas y comenzó a grabar boleros.  Este cristiano de Maracaibo grabó boleros. No más deténganse y lean esto. ¿Cuáles fueron los autores de esos boleros primeros de Mario Suárez?
* No me sigas mirando (cuidado contigo), de LUIS ALFONZO LLARRAIN. (1)
* Desesperación, escrito por GUILLERMO CASTILLO BUSTAMANTE (acuérdense de ESCRIBEME y Guasina).
* Nocturnal (JOSÉ MOJICA y JOSÉ SABRE MARROQUÍN)
            Siguió adelante MARIO SUAREZ y se encontró con ALDEMARO ROMERO y con la orquesta de este músico –acuérdense de Dinner in Caracas- grabó el vals "Morir es nacer", de las plumas de RAFAEL ANDRADE y MANUEL RODRÍGUEZ CÁRDENAS. Este es apenas un título, una de las tantas piezas venezolanas que grabó con Aldemaro Romero, el de la Onda Nueva y sus festivales.

Catira Rosa Angelina
     
MENSAJE A JUAN VICENTE


MARIO SUAREZ continuó entre estudios de música y grabaciones de discos, cantando acompañado por orquestas y agrupaciones dirigidas por músicos como los ya citados Luis Alfonzo Larrain y su orquesta, Aldemaro Romero y Arnoldo Nali y su orquesta, para no hacer larga esta lista de músicos y orquestas que formaban parte de su trayectoria artística. Música de alcurnia.
         Pasaron muchos veranos desde la noche del baile y promediando los años ´50 –aquellos años ´50- se encontraron frente a frente JUAN VICENTE TORREALBA y MARIO SUAREZ.
-Quiero que cantes conmigo. Es contigo Mario Suárez.
-Usted que me dice vine a verte, y yo que estoy aquí Juan Vicente, le respondió.
         Así empezó Mario Suárez su andar con don Juan Vicente, con Los Torrealberos, su conjunto, y a grabar todo lo que grabó con el sello Banco Largo, una herencia musical que nos llega hasta el presente. Cuando los dos se encontraron eran tiempos de creciente para la música criolla y sin esperar que los llamaran dieron impulso gigante a la música de entonces.
         Con arpa, cuatro, maracas y el bajo que inventó Juan Vicente se fueron agua arriba y agua bajo por Venezuela y el continente divulgando e impulsando la música que le gustaba y le gusta a la gente. La música del llano adentro con los dos se hizo presente; las emisoras se cuadraron como si fueran tenientes y sonaron día y noche lo que cantaba Mario Suárez y tocaba Juan Vicente.
         ANGEL CUSTODIO LOYOLA, ADILIA CASTILLO, ENEAS PERDOMO y otras gargantas potentes se escuchaban igualmente, cantando los versos bonitos de las plumas resaltantes de GERMAN FLEITAS BEROES y de ERNESTO LUIS RODRIGUEZ, algunos de los presentes.
         Valses, pasajes, tonadas, joropo recio y candente, la canción del llano adentro, de todo cantaban aquellos intérpretes. Aquí les dejo señores una muestra fehaciente de las que grabó el marabino de Maracaibo y su sol tan refulgente:
* "Rosa Angelina"
* "Mujer llanera", dos pasajes de Juan Vicente Torrealba;
* "Sabaneando" y
* Madrugada llanera", tonadas, con letra de Germán Fleitas Beroes y música de Juan Vicente Torrealba.
* "Barquisimeto", pasaje, con letra de Ernesto Luis Rodríguez y música de Juan Vicente Torrealba.
         Don Mario Suárez les pidió a los compositores las letras que no estaban escritas de sus instrumentales famosos y fue el primero que cantó la letra de CONCIERTO EN LA LLANURA, carta de presentación de Juan Vicente, que conoce todo el continente. También a LUIS CRUZ le pidió la letra de TIBISAY, ritmo orquídea, uno de los grandes éxitos de este gran músico orgullo de mi estirpe, de muerte reciente.
         Mario Suárez ya triunfante se nombró representante de músicos de relevo de los que nacen frecuentemente y de esta manera impulso las carreras de cantantes, como LILA MORILLO, la cantante marabina, la de El Cocotero; también HECTOR CABRERA y MARRIA MARTI, junto a otros más, disculpen ustedes que aquí no miente.
         Con el arpista AMADO LOVERA grabó Mario Suárez piezas de alta factura rítmica y metafórica, como por ejemplo, "Nunca sabré", "Ayúdame Dios mío", "Moliendo café", y "La potranca zaina".  Mario Suarez es otra de las grandes glorias de la música nacional. Y es orgullo de mi estirpe.
Disculpen ustedes señores cierta rima persistente con la que escribí estas letras Para alabar a toda esta gente. Esa rima terminada en el vocablo te Me vino sin yo buscarla Porque era necesario, urgente, reconocer el trabajo tesonero de Don Mario primeramente, quien tiene puesto ganado en el pentagrama criollo
A pesar de quienes voltean para otro lado para negarle lo que él se merece, como cultor destacado seguirá siempre reinante donde quiera, allá y acá aunque ya no se presente.
        *Don Mario Suárez grabó más de mil canciones contenidas en más de noventa álbumes entre las cuales están Mamá Vieja, Nunca Sabré, Nocturnal, Rosa Angelina, La Potranca Zaina, Cantaclaro, Moliendo Café, Ayúdame Dios Mío, Sabaneando, Arroyito de mi Pueblo, Toy Contento, temas que le adjudicaron además del reconocimiento del público dentro y fuera de nuestro país, satisfacción personal y 10 discos de oro por las ventas de estos discos.


(1)      Los asteriscos en rojo, por la tinta sangre del corazón con que escribió el autor de Nuestro Juramento, ese bolero que cantó Julio Jaramillo. Y como Mario Suárez cantó boleros...
* Escrito en verde porque hasta se siente el olor a mastranto llovido

ROSA ANGELINA

QUE HAY DE CUCHIPE




Investigación y texto:
Elba Romero López

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada