Páginas

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Caracas de antier: las esquinas de Caracas



Esquinas famosas de Caracas



Esquina de Angelitos






            Las esquinas de Caracas tienen nombres surgidos de la imaginación del pueblo caraqueño, nomenclatura popular ésta que encierra mucho de tradición, historia, hechos curiosos, anécdotas o, en algunos casos, personajes, chistes, casos y cosas. En definitiva, estos nombres dicen mucho de la idiosincrasia y del saber del pueblo.
     Es común oír direcciones de este tenor: “de Tablitas a Sordo” o Miracielos a Hospital, número… En esto de las esquinas de Caracas son mayoría las que tienen nombres de hombres; La Gorda, es una de esas esquinas que saca la cara por las mujeres. A la Esquina El Muerto la bautizaron así porque un difunto que no estaba totalmente muerto, pero lo pasaron por cadáver, se levantó en la urna justo al llegar a esta esquina cuando lo llevaban a enterrar.
         Los cronistas de la época no dan detalles si quienes llevaban al amigo cadáver que no era tal, porque no estaba muerto para siempre; bailándolo como se bailaban antes a los amigos finados en el camino al cementerio (un pasito sincronizado para un lado, descanso, un pasito para el otro lado, descanso… y así hasta el camposanto) salieron corriendo despavoridos o cayeron desmayados del susto en plena calle.
         Caracas tiene 32 parroquias de las cuales 22 están en el municipio Libertador. Las esquinas más afamadas, las primeras de la capital, están situadas en el perímetro de la Caracas antañona, ubicadas en las parroquias: 

* CATEDRAL, con sus esquinas:

* Marrón *Principal *La Torre * El Conde *Ibarras * La Bolsa * Pajaritos *Sociedad *El Chorro *San Jacinto * Gradillas * Las Monjas  * Mercaderes * La Gorda *Santa Capilla * carmelitas * Punceres  * Pelota.

* Esquina de Carmelitas: El origen de esta esquina se debe a que en este lugar funcionó un convento dedicado a las “Carmelitas Descalzas de Santa Teresa”.  La historia de esta abadía se inició en el año 1725, cuando doña Melchora Josefa de Ponte y Aguirre solicitó al rey un permiso para convertir su morada en un convento. El permiso fue otorgado y algunos años después, llegaron provenientes de México el obispo Juan Félix Valverde y un grupo de religiosas.
Pero las monjas no tuvieron una estadía tranquila en ese lugar, pues y que había apariciones misteriosas que las aterrorizaban y asustadas como andaban decidieron volver a su país de origen, con autorización de una Cédula Real expedida en el año 1732, donde además se suspendía la fundación del convento.
         El obispo Valverde logró la revocación de la cédula, y en el año 1736 las monjas de la orden Carmelitas se instalan en el claustro donde se dedicaban a la oración así como a la preparación de viandas y confituras para las casas de familias de los alrededores. En el año 1874 el presidente ANTONIO GUZMÁN BLANCO decretó el cierre de las congregaciones religiosas, con el consecuente cese de funciones del convento de Carmelitas.

* PARROQUIA SANTA CAPILLA: (fundada 1567). Sus esquinas:

* Traposos * Veroes  *Principal  * Padre Sierra * San Jacinto * Las Monjas * Las Madrices * Carmelitas * Sociedad  *San Francisco * El Conde * Las Gradillas * El Conde * La Torre  * La Bolsa

 *TRAPOSOS: El origen del nombre de esta esquina es uno de los menos claros. Dicen que se derivó de una familia venida a menos que se vio en la necesidad de pedir ropa usada a sus vecinos, pero como recibieron muchas piezas, tomaron la decisión de vender varias de ellas a bajos precios. Esta anécdota afirma que traposo vendría ser un sinónimo de ropavejero, trapero o trapista.
En tiempos de la Primera República esta esquina se llamó ARRECHEDERRA o de LOS ARRECHEDERRA, por don Miguel Gerónimo Arrechederra, patriota que vivió con su familia en este lugar. Durante la dominación realista, desapareció el nombre de Arrechederra, y en adelante, la esquina figuró en los mapas de Caracas con el nombre de “Esquina de los Traposos”, manteniéndose hasta el día de hoy.

* LAS GRADILLAS.-  Es una esquina muy importante del corazón de la ciudad y se encuentra indicada en el plano que elaboraron para el Rey en 1572. Allí, en ese sitio existían unas gradas o gradillas para bajar a la Plaza de Armas o Plaza Mayor de la Colonia.
A esta esquina se la llama así precisamente por una construcción de pequeños escalones o graditas requeridos durante los primeros trabajos de pavimentación de las calles de Caracas que contemplaba, dada su pendiente, una nivelación entre el piso de la plaza Mayor, hoy PLAZA BOLÍVAR, y demás calles circundantes.
Una casa situada en esa esquina de Las Gradillas perteneció a SIMÓN José Antonio de la Santísima Trinidad BOLÍVAR y Palacios por donación que le hiciera su padrino, el Presbítero Dr. Juan Jerez de Aristeiguieta.
         Cuenta la gente de antes que en el terreno donde se encuentra el Palacio Arzobispal estaría la casa del primer Bolívar llegado a Venezuela.  Don Simón “El Viejo”, que vino de Santo Domingo, en 1589. Para 1641, esta casa era propiedad de Bartolomé de Escoto; Deán del Cabildo Eclesiástico. El terremoto de San Bernabé la dañó gravemente, y en 1661 fue reconstruida para residencia obispal.

Esquina Las Gradillas 

         En esta esquina diagonal a la Plaza Mayor había una casona que lindaba “por el naciente con casas de Martin Xeres de Aristeguieta; por el poniente, calle real de por medio, con el Palacio Episcopal; por el norte calle real de por medio con la Catedral…” vivió el presbítero doctor Juan Jerez Aristeguieta,  quien a su muerte donó el inmueble a un niño de nombre Simón Bolívar , su ahijado.
       Allí viviría hasta la muerte de su  madre en 1792. Entonces, se mudará con su abuelo Don Feliciano, entre las esquinas de Sociedad y Traposos.
La esquina de Gradillas también es célebre, porque en salones adyacentes a la casa de los Bolívar estuvo situada la imprenta de Don Simón Bolívar, “El viejo”, y en la cual se elaboró y publicó el acta de la independencia del 5 de julio de 1811, así como los documentos referentes al primer congreso constituyente de la República.
         En 1802 Bolívar vivió con su esposa en la casa de las Gradillas, pero a los pocos meses falleció María Teresa. Estando en su primer exilio en Curazao, Bolívar se enteró de la confiscación de sus bienes, por parte de las autoridades realistas, entre ellos la casa de las Gradillas.
         La periodista Carmen Clemente Travieso en su obra “Las Esquinas de Caracas” asegura que “Gradillas” es el corazón de la ciudad. Hay quienes afirman que la popular esquina de Gradillas, contentiva de tanta tradición caraqueña es, quizás, la esquina más vinculada a la vida del Libertador Simón Bolívar.
         En 1827 estuvo Bolívar por última vez en su casa de Las Gradillas, pues el 4 de julio salió para Bogotá; y regresaría en 1842, cuando sus restos mortales fueron traídos desde Santa Marta, en cumplimiento de su última voluntad testamentaria: “Quiero que mis restos reposen en Caracas, mi país natal”;  y velados en la esquina  que atesora el templo de San Francisco.
En ésta al igual que en las esquinas de Coliseo y de Sociedad, llegaban carretas y arreos con cargamentos de mercancías para ser ofrecidos a los capitalinos en el mercado de la plaza Mayor.

* Sociedad: Es otra de las esquinas de Caracas con presencia destacada en la historia de Venezuela. En una casa situada en esa esquina tenía su sede la Sociedad de Economía y Amigos del País mandada a establecer por el Rey Carlos III. También allí se instaló y reunió la SOCIEDAD PATRIÓTICA el año 1811. En la gran sala de dicha casa celebró la Sociedad Patriótica, presidida por Don FRANCISCO DE MIRANDA, el aniversario del 19 de abril con una sesión solemne.
         Esta casona tenía puertas de madera oscura claveteada, zaguán de huesitos, corredor de ladrillos y un gran jardín rodeado de elegantes pilares. Allí se reunían personajes como FRANCISCO DE MIRANDA, MIGUEL PEÑA, ANTONIO MUÑOZ TÉBAR, FRANCISCO ESPEJO, los hermanos SALIAS y VICENTE TEJERA para buscarle una solución a la opresión en la que vivía nuestra patria en aquel momento.
         De esta casona ya no queda nada, pues dio paso a un edificio comercial. En esta esquina se iniciaron  los sucesos que permitieron la  independencia de Venezuela, convirtiéndose así en un Estado  soberano.

* Esquina de MUERTO.-  Esta esquina pertenece a la Parroquia Santa Rosalía. Su nombre no es de los tiempos coloniales. Se refiere a que en esa esquina  un soldado que llevaban para enterrar con otros desdichados caídos en una escaramuza entre los bandos irreconciliables de godos y federales que surgieron en Caracas en los tiempos de “la guerra de los azules”, despertó, se sentó en la camilla, recobró el conocimiento y reaccionó diciendo: “no me lleven a enterrar, porque yo estoy vivo”.
Durante muchos años la gente se persignaba cuando pasaba por la esquina donde se levantó el muerto y se popularizó con tal denominación.

* EL MUERTO Hay otra esquina El Muerto que se asocia a la guerra de los cinco años, entre los centrales y los federales, cuando ocurrían batallas en las calles de Caracas. Sin embargo, las personas que no estaban involucradas cerraban las puertas de sus casas y no salían por ningún motivo, por lo que la mayoría de los heridos morían por falta de atención. Luego, cuando terminaban las batallas, pasaban un grupo de camilleros en unos carruajes a caballo para recoger los cadáveres para darle su santa sepultura.
         Una vez mientras se recogía a un cuerpo tirado en el suelo en esta esquina y cuando se disponían a cumplir con su triste deber, de repente se levantó el cadáver y con una voz temblorosa les dijo: " no me lleven a la tumba, que todavía estoy vivo". Los camilleros lo dejaron caer y huyeron despavoridos. Este hecho fue considerado como una obra del diablo y el cuento fue recorriendo la ciudad de boca en boca.
      Los vecinos del lugar solían detenerse para indicar a los visitantes diciéndoles: "esta es la esquina donde se levantó el muerto", y poco a poco la esquina comenzó a ser conocida por su nombre actual: La esquina El Muerto.
         A este lugar se llega bajando en dirección sur por la Avenida Fuerzas Armadas hasta llegar a la esquina los Isleños. “Allí se encuentra la iglesia San Agustín, doble una cuadra a la derecha y habrá llegado”, recomiendan los conocedores del lugar.


ANGELITOS  Otra esquina popular y original

Esquinas de Angelitos y San Juan antaño
     Angelitos es la esquina más original, según consenso popular, pues se cuenta que el presidente de la República, general en jefe JOSE ANTONIO PÁEZ estaba cortejando a una mujer ajena, y para no ser descubierto, le ordenó a un grupo de militares a hacer guardia en esa esquina y que le avisaran si se acercaban algunas personas o las llamadas chaperonas.
A esos guardias los llamaban angelitos, y de allí surge la historia. Aquellos “angelitos" apostados en plena calle trascendieron a la historia de la ciudad sirviendo de epónimos de esa esquina. Esta esquina pertenece a la parroquia San Juan.
Posiblemente viene de los tiempos del Obispo Díez Mandroñero y su piadosa nomenclatura, pero el costumbrista LUCAS MANZANO refiere esta picaresca historia:
     “... en aquel lugar de la Ciudad, despoblado para 1830, tenía el General Páez cierto interés en invadir predio ajeno, cuyo dueño tená fama de hombre de malas pulgas, y nada escaso de valor para cobrar ofensas en su honor.
Eso lo sabía el Aquiles de las Queseras, pero como antes una mujer de esas que quitan el hipo el miedo no existe, y de manera especial cuando se tienen colaboradores que despejen el campo, el General Páez iba de cuando en vez donde la dama, dejando, por si algo ocurría, a la entrada del callejón, a sus edecanes, veinte jinetes bien montados…
         La presencia allí de aquellos guardianes capaces de hacerse matar en defensa de su jefe, motivó el que los bromistas signasen la esquina con el mote de los Angelitos... De ser cierta esta historia, es posible también que el humor popular aplicara a estos hombres el nombre que ya tenía la esquina.
         El plano de Caracas de Jesurún, en 1843, le da el nombre de los Angelitos de la Pilita, y es probable que existiese allí una fuente pública con estas imágenes esculpidas o pintadas. En lo sucesivo, todos los planos de Caracas traerán solamente "Los Angelitos" (Fuente: Rafael Valery/"La Nomenclatura Caraqueña"/pág.122)

Esquina de El Chorro: Es una de las 20 esquinas de la Parroquia Catedral, considerada la primogénita de la ciudad de Caracas, pues elespacio que hoy ocupa esta parroquia es el correspondiente a la fundación de Santiago de León de Caracas en 1567, transformada en parroquia en 1636 cuando es trasladada la capital de la Capitanía General de Venezuela de Coro a Caracas.
El nombre de esta esquina está ligado a las andanzas de los hermanos Juan y Agustín Pérez las que le dan el nombre a esta esquina. Juan y medio y Agustinillo, como eran conocidos en la Caracas de 1812, eran canarios y realistas. El primero era el encargado de encender los faroles públicos, y se contaba entre los personajes que intentaba derrocar cualquier gobierno patriótico que tomara el poder.
Agustín, por su parte, tenía fama de ser el rey de los ‘guaraperos’, se decía que preparaba la mejor bebida de piña y papelón de la ciudad. Su negocio, que se encontraba en el ángulo suroeste de la esquina del mercado de la Plaza de Armas, contaba con un sistema de despacho único. Había diseñado un aparato o envase giratorio, con una llave hacia la calle y un cántaro colgante, que estaba sujeto a una cadena.
Agustín podía despachar a sus clientes sin abrir la puerta, con tan sólo soltar la llave al momento de escuchar el sonido que hacía el centavo al caer en una alcancía. Como aparentemente el jugo salía solo y brotaba como un chorro, la esquina tomó ese nombre.

   LAS ÁNIMAS Cuentan las crónicas que en ese lugar de la Parroquia de Candelaria unos curiosos imprudentes vieron allí una legión de sombras que con hachas encendidas marchaban procesionalmente, vestidas de túnicas blancas. Asociaron que ese sitio era predilecto de las pacientes ánimas del purgatorio para hacer sus nocturnas peregrinaciones. En memoria de aquella visión el terror de los vecinos popularizó ese lugar como esquina de Las Ánimas.

Investigación y texto:
Elba Romero López


2 comentarios:

  1. Tengo entendido que hacia 1580 se construyó una iglesia matriz en la actual esquina de la torre, en tapia, o sea barro pisado y que esta fue destruida por el terremoto de 11 junio 1641, o sea duró unos 60 años. Quince años despues del terremoto se terminaron las obras de la catedral actual

    Tengo entendido que la esq de angelitos viene el nombre por una fuente con figuras de ángeles que trajo de algun lugar de europa el gobernador manuel torres de navas. Parece que era de mármol y duró hasta la "sanpablera" de 1859

    ResponderEliminar