Páginas

jueves, 7 de marzo de 2013

Voces inolvidables: Pedro Emilio Sánchez





* Corregido y aumentado

SEIS POR DERECHO PEDRO EMILIO SANCHEZ.mp3 
Arpa: Juan Vicente Valera
Cuatro: Juan Briceño
Maracas: Valentín Carucí (director fundador del conjunto)
Conjunto Palmarito
BRISAS DE APURE PEDRO EMILIO SANCHEZ.mp3  
https://youtu.be/Zjz-7YtfSDg

GUAYABO NEGRO PEDRO EMILIO SANCHEZ.mp3 

Arpa: Juan Vicente Valera
Cuatro: Juan Briceño
Maracas: Valentín Carucí (director fundador del conjunto)
Conjunto Palmarito

LAS RAMAS DEL GUAYABO PEDRO EMILIO SANCHEZ.mp3 



Esta grabación de Seis por Derecho es una verdadera joya de colección. Esta es la mejor interpretación que se ha hecho a través de los tiempos, del Seis por Derecho, ritmo padre de los 22 aires del joropo venezolano. Nótese el perfecto acoplamiento de la voz de PEDRO EMILIO SÁNCHEZ con el conjunto PALMARITO, de VALENTÍN CARUCÍ; el arpa de JUAN VICENTE VALERA, el cuatro de JUAN BRICEÑO y las maracas del larense Carucí. El sonido genuino del arpa, el cuatro y las maracas es magnífico, precioso y contagioso.


“¡Guárico! mi sal, mi luz!
la tierra de mis mayores,
haz dado más ruiseñores
que todo el patio andaluz!”
(Germán Fleitas Beroes, El Poeta de Camaguán)

El 12 de noviembre de 1931 nació en Tinaquillo, estado Cojedes, PEDRO EMILIO SÁNCHEZ, hijo del guariqueño PEDRO PILAR SÁNCHEZ ACOSTA, último vástago de una familia de rancia estirpe, que atendió a su educación con esmero, cultivando, además de su formación como criador y comerciante, su innata disposición musical, ya que se le consideraba virtuoso del violín, de la guitarra, del cuatro; y era aventajado compositor y coplero.
La madre de PES, ISABEL GONZÁLEZ, era de Guardatinajas, “bonita, con ojos de mirada en lejanía y manos diminutas que bordaban encajes de blanca espuma en el ordeño, por las madrugadas”.
Pedro Emilio nació en una casa propiedad de don Santiago Díaz, situada en la Calle Real, en la cuadra donde todavía existe un negocio llamado “El esfuerzo propio”, de Gregorio Agüero. Al niño de los Sánchez  lo bautizaron sus padrinos Monte Carmelo Franco y Blanca de Franco, con el nombre de Pedro Emilio, y lo confirmó el también conocido comerciante de la región, Luis Vielma.
Por quebrantos de salud de la madre, se fueron a Tinaquillo. En Pegones crecieron los Sánchez González y allí El Negro (así le decían a Pedro Emilio desde chiquitico) empezó a nutrirse, junto a sus hermanos mayores PEDRO CLEMENTE, PEDRO MANUEL, CÁNDIDA E ISABELITA, de vivencias llaneras, disfrutando de la contemplación del paisaje multicolor con quebradas, ríos, caminos, pájaros, iguanas, vacas, caballos y el jolgorio de alguna u otra reunión de vecinos que convergían en una de las casas, casi siempre la de los Sánchez González, para cantar sus trovas, cual los juglares del tiempo del Mío Cid.
A muy temprana edad (dicen que a los cinco años) El Negro ya tocaba el cuatro e improvisaba coplas, sin dejar de hacer las cosas propias de los niños, como tumbar iguanas con su china o cazar pájaros con trampas. De las tertulias que se hacían en su casa, con cachos y reláficas, Pedro Emilio Sánchez siguió aprendiendo.
Estas vivencias sirvieron para nutrir su canto y todo lo que del llano vivió y nos dejó, y su verso es testimonio de su vigencia en el difícil arte del contrapunteo.

Cantando por Venezuela

La carrera artística de PEDRO EMILIO SANCHEZ comenzó en la década del ´50, cuando se apartó un poco de la faena llanera y decidió incursionar en el canto. En una emisora de la ciudad de Puerto Cabello, participó en algunos programas, interpretando música popular en todos los estilos. De Puerto Cabello se vino a Caracas, donde acompañado de su cuatro comenzó a cantar en bares, en las cervecerías, que entonces comenzaban y, además, amenizaba fiestas particulares.
En una ocasión le oyó Valentín Carucí, y fue tanta la impresión que le causó la voz de Pedro Emilio Sánchez, que el larense nacido en el Paso de San Antonio se acercó y comenzaron a conversar, “produciéndose una empatía suficiente para que antes del mes ya fuera Pedro Emilio el vocalista o cantante oficial del Conjunto “PALMARITO”, que integraban: VALENTÍN CARUCÍ, turpial de la serranía que aprendió a cantarle al llano, como director; JUAN BRICEÑO ZAPATA, guariqueño, el hombre de “la muñeca rara”, cuatrista; y JUAN VICENTE VALERA, apureño, arpista esmerado en la conjunción de bordones y tiples.
Fue tan grande la empatía entre Carucí y Pedro Emilio Sánchez que con el tiempo se hicieron cuñados entrañables, pues Valentín Carucí vio a Isabelita Sánchez, hermana de Pedro Emilio, y quedó prendado de ella y se casaron. Entonces la yunta musical se reforzó más.
Contó su viuda Aurora de Sánchez, que PES tenía un programa diario a través del cual sonó en toda Venezuela. El primer disco que grabó fue uno de 78 rpm, por iniciativa de Valentín Carucí. En ese programa transmitía Pedro Emilio Sánchez piezas compuestas por él mismo y por el Indio Figueredo, Juan Briceño Zapata, Germán Fleytas Beroes, de José Manuel González Palacio. Así se inició en el mundo del disco.
 Pedro Emilio fue el primero que se atrevió a grabar  música recia, y así lo pregonaba en lo altanero de su grito en el SEIS POR DERECHO, penetrando los salones de la sociedad caraqueña. En las altas esferas de la sociedad capitalina se oían, si señor, sus composiciones “LAS RAMAS DEL GUAYABO”, “BRISAS DE APURE”, “GUAYABO NEGRO”, “MI ARPA LLORA EN TUS NOTAS”, temas que cautivaron la audiencia nacional e internacional durante los años cincuenta y sesenta, afianzando su popularidad, la que llegó a acaparar los mejores contratos en radio, televisión y talento vivo a nivel nacional.
Para la posteridad y el engrandecimiento del acervo musical venezolano, así como para el prestigio de la discografía venezolana Pedro Emilio Sánchez dejó también, de su inspiración, entre otras piezas, el SEIS POR DERECHO, la mejor interpretación que se conoce en Venezuela de este ritmo recio:
*“LAS RAMAS DEL GUAYABO”, con música del Indio Figueredo
*“LAS ROSAS DEL SENTIMIENTO”,
*“DE MI TE FUISTE”,
*“QUERER TRAIDOR”,
 *“LLANO Y ENCANTO”,
“¿CÓMO SERÁ?”,
“ROMANCE EN LA LEJANÍA”,
“IRMA QUERIDA”,
“ARRULLO DE AMOR”,
“PIENSA”,
“LOS JUANCHEROS”,
*LA LEY DE LA VIDA”,
“TIERRA GUARIQUEÑA”,
“RECORDANDO UN AMOR”,
“FUISTE PARA MÍ”,
“CUANDO LA TARDE REGRESA”.

Con música de Manuel Luna y en combinación de Valentín Carucí compuso la letra de “SENTIMIENTO APUREÑO”, y muchas otras, que sería largo enumerar. “Mientras cumplía tratamiento en Popayán, Colombia, en el Sanatorio “Los Robles”, del Dr. Germán Duque Mejías, con el corazón pleno de nostalgias compuso una canción que tituló “CUANDO CABECEAN LAS AGUAS”, la que posteriormente musicalizó y grabó el casanareño Orlando Cholo Valderrama, recordó su viuda en una entrevista.

Aurora querida

 Al llamado del llano adentro, Pedro Emilio Sánchez regresó a la llanura, donde retomó la actividad agropecuaria, a cultivar y a cautivar en su sentimiento todas las imágenes que su númen volvía poema y canción.
En el estado Guárico, en su fundo ubicado entre Palo Seco y Calabozo, sembraba arroz y compraba y vendía ganado, en las vecindades de las tierras de Don Ricardo Montilla, Don Prudencio Salazar y los hermanos Loreto Loreto; alternando esta actividad con el canto, que soltaba dichoso entre amigos, a quienes cultivaba con devoción.
A finales de los años sesenta se reencontró con Aurora Díaz Bocaney, también de Tinaquillo, hija de su pariente Reinaldo Díaz; y de Carmen Bocaney de Díaz, y con ella se casó el 25 de mayo de 1968, en San Fernando de Apure. Allí se aposentaron y se dedicaron a la cría y a la ceba de ganado en el Hato “La Dormida”, en la cuenca del río Guanaparo. Luego se fueron a Barinitas, donde fijaron su residencia en la finca “La Querencia”, plena de su añoranza en Batatuy, en el pie de monte andino, hasta su desaparición física el 30 de noviembre de 1981.
Pedro Emilio Sánchez fue un creativo de inspiración romántica-nativista. Le cantaba al amor con pasión, y en las metáforas que sólo conocen los poetas. Le cantaba a las flores, a los ríos, al paisaje, con la intensidad de la descripción y el poder de síntesis que dá el haber vivido.
Apenas había cumplido 50 años cuando una penosa enfermedad lo arrebata. Había ido a New Orleans, “la reina del Mississipi”, en el sur de los Estados Unidos, buscando la salud. Dejó de existir allá, en una fría madrugada, el 30 de noviembre de 1981.
Le sobreviven su esposa, Aurora, y sus hijos: Reynaldo Emilio, Ana Mercedes, Isabel María, Pedro Emilio, Jaime, Pedro Jesús, Miriam y Richard. En homenaje a Pedro Emilio Sánchez, el cantautor Manuel Bandre grabó, con el acompañamiento musical de Guillermo Hernández, la melodía Cuando te vayas.

Pedro Emilio Sánchez
https://youtu.be/Zjz-7YtfSDg

CUANDO TE VAYAS MANUEL BANDRES.mp3 Audio 
PEDRO EMILIO NO SE HA MUERTO ANSELMO LOPEZ.mp3 




@ElbaRomeroLopez



5 comentarios:

  1. Échenme una mano, disfruten esto.
    Somos venezolanos y lo nuestro es lo mejor.

    ResponderEliminar
  2. Saludos, los links están rotos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya están corregidos los sonidos. Saludos, pues.

      Eliminar
  3. GRACIAS POR TAN VALIOSA INFORMACIÓN ESPERO TENGAN OTRAS RESEÑLAS SIMILARES DE FAMOSOS VENEZOLANOS CRIOLLOS GRACIAS!!!!

    ResponderEliminar
  4. quiero saber si pedro emilio sanchez es padre del tenor de tinaquillo miguel sanchez moreno

    ResponderEliminar