Páginas

lunes, 30 de septiembre de 2013

¡Ah mundo, Carora: La cárcel del amor

Crónicas caroreñas

Catedral de San Juan Bautista

Canción Caroreña
Autor: Rodrigo Riera, caroreño
http://youtu.be/19m9PVJ-bqg

Don Pío Alvarado
Tamunangue/golpe curarigüeño
Los Golperos de Don Pío
http://youtu.be/GXWcguPCKDI

Alirio Díaz, caroreño
Seis por derecho
http://www.youtube.com/watch?v=pT4az_Fzfqo&feature=share&list=PL5434AE6C60EEB1BC

En tiempos de mil ochocientos y pico había en Carora la “Cárcel del Amor”, que tenía su sede en la Iglesia de San Juan Bautista. Allí encerraban a los matrimonios desavenidos, que hasta pretendían divorciarse, sin importarles los mandamientos de la Ley de Dios y aquello de “hasta que la muerte los separe”.
La Iglesia católica siempre se ha opuesto al divorcio, pero en los tiempos que corren la gente acata menos esos fundamentos religiosos y se divorcia. Muchos hasta forman una fiesta para celebrar la separación y asisten los dos juntos, de la mano. 
Estas son cosas de los venezolanos. ¿De quién más?
En Carora, la iglesia usaba todos los recursos a su alcance para evitar la separación: primero hablaba individualmente con cada uno de los esposos; después lo hacía con marido y mujer juntos y, en caso de fracasar en el nuevo intento, los llevaba a los dos presos arrestados a la Cárcel del Amor, en un recinto especialmente preparado para estos recursos de reconciliación.
Una vez presos, a los esposos se les informaba del tema a discutir entre ellos y a solas. Esperaba el cura párroco que se lograra la reconciliación. Crónicas de El Diario, de Carora, refieren que lo que más preocupaba a los detenidos era que en el pueblo se enteraran de ese carcelazo por delitos de amor.
-¡Qué horror!, imagino que decían y se santiguaban.
-¿Qué pensarán mis amistades?
- ¿Te imaginas?, todo por tu culpa.
 Por ello se apresuraban a lograr la reconciliación para regresar rapidito a su hogar. Escarmentaban con estas prácticas de la iglesia de San Juan Bautista, porque de ahí en adelante se portaban bien, cuidando de no volver a pisar la cárcel del amor. El cura de San Juan Bautista puso orden en Carora.
El nombre original de este pueblo larense fue Nuestra Señora de la Madre de Dios de Carorafundada en el mes de septiembre de 1569 por el capitán Juan del Thejo.


Hay varias definiciones sobre el significado de la palabra Carora:

*Carora” es Karira, Kurura, Cigarra, en goajiro, determinó Pedro Arcaya, gran conocedor del pasado pre-hispánico de los aborígenes del occidente del país en su libro Obra inédita y dispersa.
* Los viejos cronistas e historiadores caroreños nombran a los indios, primigenios habitantes de este suelo como los Caroras, de modo que en las viejas crónicas este nombre identificaba a esta raza indómita, pobladora del valle de Bariquigua.
* Para el politólogo Orlando Alvarez Crespo, la palabra Carora, etimológicamente deriva del vocablo Caraive Kurura, la cual significa "se acabará la comida".
* El doctor Tulio Chiossone anotó en su libro “Diccionario Toponímico de Venezuela” que la etimología de este nombre puede hallarse en la voz Caro, árbol de la familia umbelífera que existe en el territorio de Asia y Europa. También se puede referir a Carora, india del Corasidie, jurisdicción de Carora. 


(Más crónicas caroreñas en Reportajes y crónicas de Carora, de José Numa Rojas, editado por la Academia Nacional de la Historia, serie El Libro Menor, Caracas, 1986).

Caroreños:

                                   Caroreño

 
           General Jacinto Lara                                  General Pedro León Torres


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada