Páginas

domingo, 22 de septiembre de 2013

El violín de Pablo Canela


¡Ah mundo! Pablo Canela


§El Gavilán Tocuyano§
http://youtu.be/sb4NIBOouUE


Pablo Canela fue un tocuyano, maestro en la ejecución y enseñanza del violín y el cuatro, instrumentos con los cuales se familiarizó desde pequeño en el barrio Dos Caminos, El Tocuyo, donde nació el 25 de noviembre de 1914. Canela fue igualmente un compositor de musa fina y fabricante de cuatros y otros instrumentos musicales.
Cuentan familiares y vecinos que cuando el profesor José Angel Rodríguez López, director de la orquesta Euterpe, vio las inclinaciones musicales del muchachito, lo estimuló tanto, que años más tarde, Pablo Canela pasó a integrar la mencionada orquesta.
De El Tocuyo salió Pablo Canela muchísimos años después de haberse alargado los pantalones. Tenía 41 años cuando pensó, dijo y obró:

§ Me voy pa´ Barquisimeto
que allá la cosa está buena…§

Tal cual como dice el golpe que cantaba Juancito Martínez.
Como fabricante de instrumentos también se hizo famoso, porque los hacía de calidad. Tanto sabía Pablo Canela de música e instrumentos que maestros músicos, como Freddy Reyna y Aldemaro Romero, por ejemplo, lo buscaban para que los asesorara en estas ambas materias.
Ellos consultaban y Canela los asesoraba también en cincos, arpas, violines y cuatros.
-¿Es que usted es el gran músico fue que fue fue?, preguntaban los vecinos

Más ebanista que músico


A Barquisimeto llegó con su cargamento de conocimientos musicales, composiciones, su cuatro y su violín. Y sus iniciativas, porque enseguida que llegó fundó allí, en la ciudad crepuscular, la primera escuela para la enseñanza del cuatro, en la sede del Club de Comercio.
Junto con las clases se dedicó a la fabricación de cuatros y otros instrumentos musicales, y saquen ustedes la cuenta, que si los instrumentos que fabrica Laureano Romero (generación de relevo como luthier, allá en Barquisimeto), son todos de concierto; nomás imaginen cómo era la calidad de los que fabricaba Pablo Canela.
Reseñas de su vida destacan que su primer violín  lo fabricó de cardón. Al ver su obra tan bien acabada, exclamó: "¡soy más ebanista que músico! "
La confianza que surgió entre Pablo Canela, Aldemaro Romero y Freddy Reyna estimuló sus dotes como compositor, y siguió componiendo piezas tan bonitas que actualmente sus obras forman parte del acervo cultural larense y nacional.

Trece hijos para su patria y para Lara

Sencillo, modesto y de una gran sensibilidad humana, Pablo Canela hizo gala en todo momento del don de artista, que fue su sello de distinción y carta de presentación.
De sí mismo tuvo una expresión que es su mejor epitafio… “Creo haber cumplido con mi estado y con mi Pueblo. Me considero un buen ciudadano. He dado trece hijos a mi patria. Cuarenta años de unión con una mujer maravillosa: Carmen Luisa, la compañera de toda la vida y muchos años compartiendo enseñanza musical”.
Pablo Canela grabó varios L.P. que le dieron justa fama y le hicieron acreedor de numerosos reconocimientos. Hizo yunta con el Conjunto de los Hermanos Báez -que integraban cuatro de sus hijos en la ejecución del arpa, el cuatro, las maracas y el bajo- y grabó varias producciones de 45 rpm y otros tantos LP que le hicieron merecedor de importantes reconocimientos nacionales y extranjeros.
En la actualidad funciona en Barquisimeto una Academia Musical que lleva su nombre y una empresa de fabricación de instrumentos, de la cual se encargan sus hijos.

El Gavilán Tocuyano


De su inspiración salieron muchas melodías de corte larense, pero las que le dieron más fama son:

§  “El Gavilán Tocuyano” §                 § “Hilda” §,
§ “El Burro de la Manea” §                  § “Dulce Melodía”                        §“Mirna” §                  
§ “Ramoncito en Cimarrona” §                              

El gavilán tocuyano es quizás, la composición más famosa de Pablo Canela y merece mención destacada en este escrito, debido a la forma cómo se inspiró el maestro en ella.
Una anécdota cuenta que esta admirada pieza surgió de un hecho muy sencillo, cotidiano, de la contemplación –así se inspiran los compositores venezolanos- mirando, oyendo.
“Un día, cualquiera asoleado en tierras de El Tocuyo, Pablo Canela se encontraba en el patio de su casa, contemplando el horizonte con los cardones y cujíes de esa tierra árida, cuando, sin buscar inspiración y por casualidad, observó en el aire un gavilán que volaba. A la vez, pudo apreciar una gallina impaciente y casi desesperada tratando de reunir a sus polluelos para protegerlos de la agresión del gavilán. El hecho llamó tanto la atención del maestro que no perdió detalle alguno de la situación.
Después de cierto tiempo, estando en el mismo sitio, escuchó el gavilán que piaba simulando el llamado de la gallina a sus pollitos, y pudo apreciar como éste, al ver el descuido de uno de los pollos, se lanzó en voraz ataque, atrapándolo y llevándolo en sus garras... Simplemente se podía escuchar el piar del pollito cada vez más distante."

Premios

Durante su trayectoria musical Pablo Canela recibió muchos premios y reconocimientos, entre los cuales se deben mencionar los ppremios
*Coral Juvenil Doralisa de Medina”,
*“Ampies de Oro de Venezuela”,  
* “La Estrella de Venezuela” y
* “Pentagrama de Oro Musical.

Pablo Canela murió en Barquisimeto el 25 de agosto de 1981. Su legado sigue vigente, pues para dar continuidad a la tradición, en 1996, Emi, uno de sus hijos, creó la Fundación Pablo Canela, con el mismo sello de distinción que le imprimió su padre a todo cuanto hacía. Esta Fundación sirvió de complemento a las actividades desarrolladas por la Academia Musical del mismo nombre y la empresa Instrumentos Musicales Pablo Canela, que administran sus hijos.

Fotos de  Cuatro Fabricado por Emi Canela
Cuatro fabricado por Emi Canela, hijo de Pablo Canela


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada